El programa de prevención del abuso infantil “De boca en boca a mi cuerpo nadie lo toca”, surge en el año 2014, como un proyecto enfocado a la prevención del abuso sexual infantil, a partir de los 600 casos, aproximados, de abuso sexual infantil detectados por la Unidad Universitaria de Clínica e Investigación Victimológica (UNIVICT) de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) en el periodo de 2005 a 2014. El programa, fue llevado a cabo por un equipo de profesionales y más de 50 alumnos y alumnas de nivel licenciatura y posgrado, a través del voluntariado, el servicio social, las prácticas profesionales y la residencia profesionalizante de la Facultad de Psicología de la UADY, los cuáles apoyaron durante el tiempo en que el proyecto ha estado vigente. En ese mismo año (2014) inicia su implementación en localidades del municipio de Yaxcabá, Yucatán y se mantiene hasta el 2017 con una atención a más de 1,165 niñas y niños gracias al financiamiento de la W.K. Kellogg´s Foundation.

Posteriormente, en el año de 2020, a través de un convenio de colaboración entre la Facultad de Psicología de la UADY y la Secretaría General de Educación del Estado de Yucatán (SEGEY), operó en centros de educación preescolar en el estado de Yucatán, México, en beneficio de más de 4,000. Derivado de la pandemia por el COVID 19, se realizaron adecuaciones en esta implementación, con el fin de continuar trabajando a favor del sano desarrollo de niños y niñas. En este sentido, se utilizó una modalidad mixta (presencial/virtual), conformada por siete estrategias educativas y un kit psicoeducativo adaptado a la edad y características de la población, aplicadas por un equipo de profesionales, estudiantes en modalidad de servicio social, prácticas profesionales y de voluntariado.

El presente programa tuvo como objetivo desarrollar en niñas y niños, de 5 a 10 años, habilidades para la detección de situaciones de riesgo, proporcionando estrategias y mecanismos de protección en materia de prevención, a través del uso de material psicoeducativo, utilizando los recursos personales de los niños y niñas, con la colaboración de los padres, maestros y cuidadores. Las estrategias de aplicación del proyecto se describen a continuación:

Cuento “La llave y el candado de Itzel”

La estrategia del cuento y sus actividades tienen como objetivo el dar a conocer y ayudar, a través de su contenido, a niñas y niños a detectar situaciones relacionadas con el soborno, el chantaje o el premio de personas extrañas y/o de confianza, así como caricias, tocamientos inadecuados, a las que en algún momento pueden verse expuestos y orientarles sobre la importancia de comunicárselo a personas de su confianza. Lo anterior, a través del uso de metáforas relativas a una llave y a un candado, donde el candado cierra los riesgos a los que pueden estar expuestos y la llave abre o brinda zonas seguras para las niñas y los niños.

Partes públicas y privadas del cuerpo humano

El promover en niñas y niños acciones de autocuidado a través de la identificación de las partes públicas y privadas del cuerpo, es el objetivo de esta estrategia y sus actividades, así como las caricias buenas y malas que se pueden presentar en esas zonas y el derecho que tienen a que su cuerpo sea respetado. Los materiales utilizados presentan a una niña y un niño con ropa interior y sin esta, en ambos casos se incluye el nombre de las partes públicas y privadas del cuerpo en español y maya. Además, presenta juegos de ropa exterior e interior para niña y niño para ser utilizadas con las láminas de las “partes públicas y privadas” del cuerpo.

Personas de confianza

El objetivo de esta estrategia y las actividades a ella relacionada es promover, mediante las tarjetas y los dibujos, en niños y niñas la identificación de sus personas de confianza de aquellas que no lo son a través de situaciones y características que permiten distinguirlos. Se realiza mediante la aplicación de láminas que presentan a personajes que dado a sus características pueden ser considerados de confianza, las cuales se identifican con un fondo de color verde. También se encontrarán láminas con fondo rojo, en donde se representa a personas extrañas o que no son de confianza debido a las acciones que se muestran en la representación.

Secretos buenos y malos

La identificación de secretos buenos y secretos malos es una habilidad de protección y autocuidado a ser desarrollada por niñas y niños. Esta estrategia y las actividades que la conforman tiene dicha finalidad. La estrategia se desarrolla a través del planteamiento a niñas y niños de situaciones de riesgo y de protección, presentadas en las tarjetas psicoeducativas, en las que deben identificar los secretos buenos de los malos. A lo largo de la actividad se les orienta sobre la importancia de las respuestas emocionales que surgen al guardar secretos buenos, como las emociones positivas y las que se generan al guardar secretos malos como el malestar e incomodidad en ellos.

Situaciones de riesgo para niños y niñas

La identificación de situaciones de riesgo y la forma de actuar ante ellas es una habilidad de protección y autocuidado que el programa promueve a través de esta estrategia. En ella a través de juegos y representaciones, las niñas y niños conocen y aprenden estrategias para afrontar de forma segura este tipo de situaciones mediante la discriminación de secretos bueno o malos y la comunicación con las personas de confianza que los rodean.

Nacido del Programa para el Fortalecimiento del desarrollo psicosocial y sexual de niños y niñas en espacios comunitarios con enfoque de Derechos Humanos (UADY- Fundación Kellogg´s 2019-2021), el proyecto aprendamos juntos se nutre de una serie de herramientas psicoeducativas para fortalecer la esfera psicoemocional de niños y niñas que puede ser afectado debido a la pandemia del COVID-19, este proyecto se ha llevado a cabo principalmente en espacios comunitarios, beneficiando a 294 integrantes de la comunidad de Tahdziú, Yucatán.

Contacto

© 2021, Todos los derechos reservados